Sardinas sobre base de escalivada

Hoy os traemos una receta sencilla pero con un gran sabor gracias a la combinación de sus ingredientes

Personas: Tiempo: 80 min
Sardinas sobre base de escalivada

Recetas con ingredientes similares:

Ingredientes

Sardinas sobre base de escalivada

Sardinas sobre base de escalivada

Hoy os traemos una receta sencilla pero con un gran sabor gracias a la combinación de sus ingredientes

Personas: Tiempo: 80 min

Recetas con ingredientes similares:

Ingredientes

La escalivada es un plato típico del levante español. Podemos tomarlo como aperitivo o, como en este caso, acompañarlo con un pescado como puede ser el Bacalao, las Sardinas o el Atún

Elaboración

Empezamos precalentando el horno a 180 grados centígrados con calor abajo y ventilador.

Lavamos el pimiento y la berenjena, los ponemos en una bandeja de horno con papel vegetal y con un chorrito de aceite de oliva y  un diente de ajo entero. Los introducimos en el horno cuando haya alcanzado la temperatura. Solo utilizamos la mitad de la berenjena y la mitad del pimiento por persona.  Horneamos por 40 minutos o cuando estén blanditos por dentro y los sacamos. 

Una vez que se enfríen les quitamos la piel. Los desmenuzamos haciendo tiras y lo reservamos en el plato que luego utilizaremos para servir.

Ahora quitamos del horno el ventilador y dejamos calor abajo y arriba.

En la misma bandeja que hemos utilizado y sobre el papel del horno utilizado anteriormente añadimos un poco de sal gruesa y vamos colocando las sardinas una al lado de la otra, sin que estén unas encima de otras. Cuando las tengamos todas, volvemos a espolvorear un poco de sal y las introducimos en el horno.

Las horneamos por 15- 20 minutos, no más, ya que si nos pasamos de tiempo se nos pueden quedar un poco secas. Aun así el tiempo es orientativo, dependerá del tamaño de las sardinas o de la potencia real del horno. Para ello, pasados 15 minutos de horneado, sacamos una sardina y comprobamos si la carne está tierna y no tiene ninguna parte de la carne cruda.  

Cuando estén en ese punto ya las podemos sacar del horno. Las servimos sobre el pimiento y la berenjena que tenemos en el plato preparado y ¡ya tendremos nuestro plato listo!

Podemos verter sobre las sardinas media cucharada de aceite de oliva para que nos queden más jugosas, pero la cantidad justa, ya que las sardinas ya contienen su parte de grasa saludable.

Más recetas

Pinchos de pollo y verduras
Crema de calabaza y zanahoria
Arroz con almejas y espárragos verdes